De textura suave y sabroso, el pudin de cabracho esta elaborado con ingredientes de primera calidad, no contiene harinas ni espesantes, sólo nata, cabracho, huevo y tomate frito.

Es ideal para hacer tapas o bien para comer de primero acompañado de pan, tostada, biscote o un poco de ensalada.

Pudin de cabracho, pero también de salmón, langosta, atún encebollado o pimientos y anchoas, la variedad es tal que permite jugar con los sabores y con los colores.

Para compartir o para comer solo, el formato de 110 g permite comer uno hoy y mañana de otro sabor… Sin cansarte de comer lo mismo durante toda la semana.

Producto esterilizado en vidrio, con 2 años de caducidad. Sin conservantes, ni colorantes. Apto para celiacos.

No necesita refrigeración.

volver a la lista