Postre lácteo derivado del tradicional flan de huevo, con un toque de queso fresco.

Suave y cremoso, el flan de queso es ideal para terminar un comida con un toque de dulsura.

Sin conservantes ni colorantes. Apto para celiacos. Producto pasteurizado, con 2 meses de caducidad. Listo para degustar.

Conservar refrigerado.

volver a la lista